¿Quién no ha llorado? Quien no tiene alma
                                                       - Jurmac  
          
 

Amor del Alma
Por Julio Reinel Mendoza Acosta

Amor del Alma

¡Ay! Mi amor,
te vas
adiós para siempre
allá nos vemos.
dijo ella triste y compungida;
si, allá,
en ese allá
que a todos nos espera.

Era la voz del alma,
del alma de quien
siente, ama y llora

Él pudo escucharla
en su silencio eterno
porque su alma
viva seguía
para escuchar su voz,
oír su llanto,
sus gemidos,
sus lamentos,
sentir con ella
el pesar, el dolor,
la tristeza,
la tristeza que da
la irreversibilidad
del tiempo y de la vida
felizmente vividos.
 

Comparte esta publicación

Utilidades