V Encuentro Vida en Plenitud

Por: Ricardo Mora Martínez - Regional Bogotá

V Encuentro Vida en Plenitud
Cada actividad, encuentro, reunión, genera una variedad de circunstancias, situaciones, anécdotas, chistes, gracejos, que dejan un grato recuerdo, por la diversidad de personas, genios, edades, que nuevamente disfrutamos en este maravilloso V ENCUENTRO, la máxima actividad de nuestra COOPERATIVA COOMEVA.

Empezamos con un record de asistentes: 400 adultos (no tercera edad, ni otros adjetivos) mayores de 60, 70, 80 años (80% damas y 20% pobres hombres), provenientes de las Regionales, con sus características y pintas clásicas, rolos, paisas, pijaos, costeños, vallunos, payaneses, llaneros.

El desfile inaugural ha sido una muestra perfecta de la cultura regional, con sus brillantes vestidos tradicionales de sus respectivas festividades, carnestoléndicas, cantos, estribillos, calurosamente recibidos por la Regional Sede de este Encuentro Bogotá, Villavicencio y la entrega de la llama olímpica por parte de la delegación de Bogotá a la delegación de Popayán designada sede del VI encuentro a realizarse en 2015.

El acto de presentación de los talentos presentados por cada regional: teatro, la historia precolombina, los aborígenes, los caciques, la colonia, la Fundación de Bogotá todos con sus atuendos típicos; el arte musical con tiple, guitarra, bandola, canto; las voces de los cantores y la poesía magistralmente recitada por uno de nuestros mayores sin equivocaciones ni vacilaciones; el carnaval; la mágica representación de cada una de las Empresas Coomeva y sus respectivos servicios; coplas y el cierre de una espectacular bailarina al ritmo del movimiento de caderas estilo árabe.

Luego, la gran fiesta de integración, acompañada de un excelente grupo musical de cuerdas, quienes nos deleitaron con nuestra música tropical y típica de todos los tiempos. Hay que ver la alegría y derroche de habilidades de los bailarines y el entusiasmo de los mayorcitos que dejando a un lado los achaques propios de la edad, no se quedaron sentados, sino que por el contrario se entusiasmaron y como cada uno pudo demostrar que están vivos, que pueden, que quieren, que son capaces, que a lo que vinimos fue a gozar, a bailar, a compartir, a colaborar, a vivir plenamente.

Las salidas a los sitios turísticos de Boyacá, tales como Nobsa, Tibasosa, Pantano de Vargas, La Casona, el Lago Sochagota, se disfrutaron al máximo, adquiriendo los productos de lana, cerámica, más las golosinas propias de cada lugar, queso, almojábanas, arepas, dulces y otros.

La gran fiesta de clausura fue el mejor homenaje al fútbol y en especial a nuestra gloriosa Selección Colombia. Todos con los colores tricolores de nuestra bandera, desde el pelo, la cabeza, la cara, el pecho con la camiseta amarilla, el pantalón, hasta los zapatos, todo tricolor. Sorprendieron el ingenio y la creatividad de cada uno, a cual más novedoso, espectacular y nuevamente la parranda casi hasta amanecer, porque el espíritu está lleno de vida.

Fueron muchas las anécdotas, cruce de recetas, remedios, curas, contactos, intercambio de teléfonos, direcciones, correos, nos vemos, te esperamos, cuando vas por mi tierra y por último nos vemos en POPAYÁN.

POR FAVOR LOS OLVIDOS INVOLUNTARIOS ME LOS PERDONAN, DE PRONTO EL “ALEMÁN” ME TRAICIONO.
 

Comparte esta publicación

Utilidades