23 de abril, Día del Idioma y Día Internacional del Libro
Leer y escribir, derechos que no siempre tuvieron las mujeres

Ser una perfecta esposa, una hacendosa ama de casa y una dedicada madre eran las tareas a las que debía entregarse una mujer en su vida. ¿Leer? ¿Escribir? ¡Nunca! Durante mucho tiempo estas actividades fueron un derecho vedado a las mujeres.

Pero muchas de ellas no se conformaron con esta situación y se adentraron en el mundo de las letras. El autor más antiguo del que se tenga registro era una mujer. Se llamaba Enheduanna, hija del rey Sargón de Akad; era una reconocida poetisa y una prestigiosa sacerdotisa que vivió en Mesopotamia, miles de años antes de Cristo.

Sin embargo, otros expertos señalan que una monja benedictina alemana del siglo X después de Cristo y de nombre Roswitha fue la primera mujer autora. En el siglo XVI se consideró la idea de que la mujer pudiera leer, pero solo  libros de carácter religioso. La escritura estaba todavía prohibida pues se consideraba que una mujer nunca debía sobrepasar en conocimientos a un hombre.

Aun así, no fueron pocas las damas que consiguieron ejercer esta actividad, pero siempre escondiéndose de una sociedad que no las entendía.  Muchas escribían en el poco tiempo libre que les quedaba después de sus tareas diarias y ocultaban sus trabajos por miedo o vergüenza.

Las más osadas publicaban sus escritos con seudónimos masculinos, ya fueran inventados o tomando prestado el nombre de sus maridos. Pero las mujeres no solo encontraron obstáculos para escribir, sino también para pertenecer a las grandes instituciones relacionadas con la lectura y la escritura. Es el caso de la Real Academia Española de la Lengua. A pesar que se fundó en el siglo XVIII, solo fue hasta 1874 que recibió a la primera mujer, María Isidra de Guzmán.

El Premio Nobel de Literatura también ha sido esquivo a las mujeres, aun teniendo todos los méritos para merecerlo. Desde su creación en 1903, solo 13 mujeres lo han conseguido, siendo la primera la sueca Selma Ottilia Lovisa Lagerlöf, en 1909.

Sin duda alguna, las mujeres, a lo largo de la historia, han tenido que enfrentar muchas dificultades en su afán por escribir, pero aquellas que lo lograron se han convertido en la inspiración de sus colegas de género y dejaron su nombre grabado en el recuerdo de muchas generaciones.
 

A propósito de la conmemoración del Día del Idioma y del Día Internacional del Libro,
Mujer Coomeva destaca algunas de las más reconocidas autoras en idioma español
:

Gabriela Mistral Sor Juana Inés de la Cruz Isabel Allende Carmen Laforet
Ana María Matute Ausejo Rosalía de Castro Gertudris Gómez de Avellaneda Laura Esquivel
Soledad Acosta de Samper Laura Restrepo Casabianca Ángela Becerra Pilar Quintana

 

Comparte esta publicación

Utilidades