Web Mujeres Coomeva se une a este primer acto de reparación y visibilización de miles de mujeres víctimas silenciosas de la guerra.

El 25 de mayo de 2015 se celebra por primera vez en Colombia el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en el Marco del Conflicto Armado Interno.

Este día se celebra como una medida de reparación individual solicitada por la periodista del diario El Espectador, Jineth Bedoya Lima, quien sobrevivió al secuestro, tortura y ataque sexual cometido por actores del conflicto armado colombiano en el año 2000, mientras ella se desempeñaba en su ejercicio profesional como periodista judicial.

Como una forma de buscar reparación y visibilizar esta problemática, la periodista abanderó en 2009 la campaña ‘No es hora de callar’  con el objetivo de incitar a otras mujeres con historias similares de abusos a romper su silencio y denunciar.

La presión social ejercida por la periodista y otras víctimas llevó a que el Gobierno nacional emitiera el Decreto 1480 de agosto de 2014, declarando el 25 de mayo como el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual en el Marco del Conflicto Armado Interno.

El caso de la periodista Jineth Bedoya Lima fue finalmente declarado de lesa humanidad por la Fiscalía de Colombia en septiembre de 2014.

Según el Decreto 1480 en este día se reconoce la valentía, trabajo y resistencia de miles de mujeres víctimas de violencia sexual, así como reivindicar su dignidad y rechazar este, delito. La periodista Jineth Bedoya Lima manifestó a medios de comunicación colombianos que este día debe ser una jornada para “celebrar la vida; debe ser un día de dignificación para las mujeres, para levantar la cabeza y decir que aquí estamos”.

Cifras alarmantes y desoladoras

La Unidad de Víctimas en Colombia ha estimado que de las más de 6,9 millones que ha causado el conflicto armado colombiano en sus más de 50 años de historia, unas 3,4 millones de víctimas son mujeres.

Medicina Legal ha informado que entre 1985 y 2014 se registraron 6.900 casos de violaciones, el 90% contra mujeres y al mismo tiempo estiman que solo el 30% de los casos se denuncian en el país.

Por su parte, la Unidad para las Víctimas estima que la cifra de mujeres que han sufrido agresiones contra la libertad y la integridad sexual en el marco del conflicto interno que desde hace décadas vive Colombia alcanza las nueve mil. Los grupos de mujeres más afectadas han sido las negras o afrocolombianas; seguidas de las indígenas.

La Casa de la Mujer ha informado que calcula que en el 82,15% de los casos de violencia sexual en el país no se denunció a sus verdugos, debido a la presencia de grupos armados en los municipios y por amenazas de éstos.

Según cifras de la Unidad para las Víctimas a mayo de 2015, la violencia sexual en Colombia en el marco del conflicto armado ha afectado principalmente a las mujeres de los departamentos de Antioquia, Nariño, Magdalena, Bolívar y Putumayo.

“Nuestras lágrimas tienen que ser de felicidad, porque el dolor y la tragedia de una mujer sirvieron para dignificar a cientos de mujeres”, aseguró la periodista Jineth Bedoya durante la ceremonia en la que el Presidente Juan Manuel Santos firmó el Decreto 1480 de 2014, para dignificar a las mujeres que han vivido este tipo de violencia.

Comparte esta publicación

Utilidades