Imprimir la información de la página

Los Sherpas del Kilimanjaro

Hola amigos caminantes,

Bienvenidos al Programa Vive Caminantes de Coomeva Recreación y Cultura, soy Nelson Cardona, su amigo de aventuras y hoy les quiero compartir el viaje al África meriodional, al noroeste de Tanzania, más precisamente al impresionante Monte Kilimanjaro, una de las siete cumbres más altas de nuestro planeta.

Este viaje comienza al momento de aterrizar en el aeropuerto de Nairobi en Kenia, después de un agotador trayecto desde Colombia con varias escalas. Al desembarque en nuestro destino, nos sorprendieron los nativos africanos de la tribu Masai, vestidos con sus trajes típicos multicolores, mientras daban grandes saltos con sus cuerpos longilineos entonando canciones que celebraban la llegada de todos los turistas.

Del aeropuerto partimos directamente hacia nuestro destino. Después de ocho largas horas de viaje por tierra llegamos a Moshi al sur del Kilimanjaro, este es el lugar donde nos encontramos con nuestros guías y porteadores, quienes nos acompañarían durante todo el ascenso. En un pequeño bus recorrimos una gran estepa semi desértica hasta llegar a la entrada del parque Kilimanjaro, este punto se llama la ruta Machame a una altura de 1.640 metros en el corazón de la selva, la cual da inicio a nuestra caminata de seis días hasta la cumbre. 

 
 
Durante estos seis días nos fuimos familiarizando con nuestros guías y porteadores, quienes estaban siempre pendientes de nosotros, porque la selva se encontraba atestada de fieras. Al final de cada jornada armábamos nuestros campamentos y los guías nos preparaban muy buena comida a base de carnes y verduras, sorprendiéndonos siempre con postres típicos de la región. Cada noche encendíamos grandes antorchas para evitar que se acercaran los animales, no les niego amigos caminantes, sentí un gran alivio al tercer día que salimos de la enmarañada selva.
Continuamos la caminata por unos páramos que algunas veces se parecían a los de nuestro país, nos acompañaban algunas lloviznas pertinaces, pero de vez en cuando se despejaba el camino y podíamos observar una sinfonía de colores que se enmarcaba en el cielo haciéndome recordar a Hemingway y su obra Las Nieves del Kilimanjaro.

Algunas veces miraba hacia la interminable sabana y me imaginaba a los gigantescos elefantes, los feroces leones y las grandes migraciones que sucedían desde el Masai Mara hasta el Ngorongoro. Pensaba en el gran Lago Victoria que le daba nacimiento al serpenteante Nilo.
 
Nuestro recorrido continuó hasta llegar al sitio conocido como Gilman’s Point a 5.000 metros donde confluyen todas las rutas, esa tarde descansamos un poco porque a las 11 de la noche comenzaba la salida hacia la Cumbre de Kilimanjaro, nos preparamos una sopa de pasta e ingerimos mucha agua. Aprovecho amigos caminantes para recomendarles que, en tus caminatas consuman mucha agua, pues esto marcará la diferencia en tu cuerpo para evitar deshidrataciones y cualquier tipo de edemas.
 
Cuando escuchamos la orden de partir, la adrenalina invadió mi cuerpo dándole paso a la ansiedad,  nos pusimos en pie, el frio calaba los huesos pero la cumbre nos esperaba. Cargamos nuestros kamel back con agua, algunas galletas energéticas y comenzamos el ascenso por una larga ladera en zigzag, se podían observar las linternas que parecían luciérnagas iluminando la fría y estrellada noche, también pude observar algunas estrellas fugases que se perdían sobre la cima. Mientras realizábamos nuestro ascenso los guías acompañaban el camino cantando en Suajili.
Para un recorrido como éste recomiendo utilizar el calzado apropiado para la montaña y una la mochila especial para llevar tus elementos necesarios. Recuerda amigo caminante investigar el clima reinante en el lugar de tu destino para que el vestuario sea el apropiado en cantidad y materiales, el peso de su equipaje es de mucho cuidado, rodéate de personas con más experiencia en Esta disciplina que te orienten y compartan sus experiencias.

Para mi es muy satisfactorio compartir las mis experiencias con cada uno de ustedes, no desmayen, continúen, su cuerpo se los agradecerá y la experiencia será muy enriquecedora.

Un saludo,
Nelson Cardona


Gracias por pertenecer al Programa Vive Caminantes. Te invitamos a estar atentos a más aventuras y recomendaciones de magníficos lugares que te esperan. 

Coomeva Recreación y Cultura te brinda nuevas experiencias!

Volver

Mayores informes:
Coomeva Recreación y Cultura 

Línea nacional gratuita: 01 8000 950 123, opción 5-2

 

Comparte esta publicación