El 18 de diciembre  de 1961 mientras todos los periodistas de Bogotá cubrían la llegada a Colombia del presidente norteamericano John F. Kennedy, fallecía de forma prematura y desapercibida Emilia Pardo Umaña, considerada la primera mujer en ejercer profesionalmente el periodismo en Colombia. Solo dos días después amigos y familiares se enteraron de su muerte, cuando el portero del edificio, extrañado por su ausencia, dio la voz de alerta.

Emilia había sido una niña nacida en 1907 en el seno de una familia de clase alta, que en su juventud frecuentaba los elegantes salones de té bogotanos de la época y en 1934 fue contratada como reportera de planta para escribir en el periódico El Espectador sobre vida social, buenas maneras y tomar dictados.

Pero en poco tiempo terminó trabajando en tres de los principales diarios del país: El Espectador, El Siglo y El Tiempo, y se convirtió en la primera mujer en Colombia en salir a buscar noticias en la calle y dedicar 30 de sus 53 años de vida a la reportería.

De “niña rica” a periodista aguerrida

Emilia estudió en un colegio católico y aprendió latín, griego, matemáticas y literatura con tutores contratados por su padre. Luego enfrentó el destino de toda mujer de su clase en esa época: Casarse y ser ama de casa, irse de monja o convertirse en enfermera, la que fue su profesión.

Un día en un salón de té la convencieron de trabajar en El Espectador donde le pagarían 70 pesos mensuales por escribir la sección social y tomar los dictados del director del periódico Luis Cano.

Rápidamente pasó de escribir sobre urbanidad, etiqueta, buenas costumbres, defunciones,  nacimientos y  bodas a escribir su propia columna, un consultorio sentimental que firmaba como la Doctora Ki-kí.

La sección estaba escrita con un ingenio tal que hacía las delicias de los lectores. Por su talento le dieron espacio en la página editorial. A mediados de los 40 ya escribía sobre varios temas entre ellos la política y siendo conservadora, escribió fuertes críticas al gobierno de Alfonso López Pumarejo, razón por la cual debió abandonar su primera escuela, El Espectador, medio liberal, y pasar al periódico conservador El Siglo.

Primera mujer en Consejo de Guerra Verbal

En 1944 ocurrió algo que pocos recuerdan: En Pasto, se dio un fallido golpe contra el presidente Alfonso López, lo que llevó al exilio en Ecuador al jefe del partido conservador, Laureano Gómez y junto a él a todo aquel a quien el gobierno de López consideró su enemigo, como tres periodistas de El Siglo, y entre ellos Emilia Pardo Umaña.

Por este hecho se le acusó y ella decidió volver al país. Se le hizo un Consejo de Guerra Verbal del que asumió su propia defensa y que se convirtió en todo un espectáculo, ya que por su ingenio y habilidad recordaban a la doctora "Ki-kí". Con sus respuestas prácticamente ridiculizó a sus acusadores. Al final los cargos fueron desestimados.

Con el tiempo se decepcionaría del partido conservador, renunciaría a El Siglo, se declararía liberal y terminaría trabajando en el diario El Tiempo, periódico del que fue corresponsal en Francia y España.

Además de su consultorio sentimental, Emilia Pardo escribió columnas y secciones en las que criticaría duramente a su Bogotá natal, a la alta sociedad de la época, así como a la que fuera una de sus pasiones: los toros. También escribió sobre temas de ciudad, entre los que investigó directamente en campo, la vida de las prostitutas en Bogotá.

Emilia Pardo Umaña marcó un nuevo rumbo para el periodismo en Colombia y abrió las puertas a una larga lista de mujeres brillantes y audaces que hoy día encarnan el periodismo de reportería e investigación en el país.

Fuentes:
Emilia Pardo Umaña, una periodista con mayúsculas. Artículo publicado en el periódico El Tiempo, febrero de 2016.
 Flórez L y Pérez P. Emilia Pardo Umaña: Memorias de la Primera Columnista Colombiana. Revista Folios, Nro. 27. Universidad de Antioquia.
•  F
otografía tomada de: emiliapardoumana.blogspot.com

Comparte esta publicación

Utilidades