¿Usamos el pensamiento sistémico en la Dirigencia de Coomeva?

Para saber si está aplicando el pensamiento sistémico lo invitamos a revisar las siguientes premisas. Pregúntese como dirigente si está llevando a cabo estas conductas en su papel en Coomeva:

 Busca entender el “gran paisaje”.

 Al analizar la organización o un problema, mira el bosque en lugar de los detalles de un árbol cualquiera. Enfatiza la observación del todo y no de las partes.

 Reconoce patrones y tendencias.
Observa cómo los elementos que forman un sistema cambian con el transcurrir del tiempo, generando patrones y tendencias. Usa elementos como gráficos de comportamiento para hacer estas observaciones y no solo la intuición.
 
 Se enfoca sobre la estructura, no sobre la culpabilidad.
Reconoce que la estructura1 de un sistema genera su comportamiento. Sabe que la culpa no es una práctica efectiva para lograr cambios duraderos en un sistema complejo. 
 
 Identifica la naturaleza circular de las complejas relaciones de causa efecto.
Sabe que las relaciones de causa- efecto en sistemas dinámicos son más circulares que lineales. Usa diagramas causales, conexiones circulares y diagramas de nivel-flujo.
 
Cambia perspectivas.
Observa al sistema desde diferentes y variados ángulos y desde diferentes puntos de vista, a menudo en colaboración con otros.
 
 Afina y prueba suposiciones.
 Examina rigurosamente las suposiciones para llegar a un entendimiento en el interior del sistema. 
 
 Examina en profundidad.
Se resiste al impulso de llegar a una conclusión repentina sobre un tema. Toma tiempo para entender la estructura del sistema y sus comportamientos antes de recomendar e implementar acciones. No toma decisiones rápidas que pueden causar problemas a largo plazo.
 
 Valora con cuidado la experiencia
Sabe que los modelos mentales (actitudes y creencias derivadas de la experiencia) afectan percepción la realidad actual y el futuro, así que es cuidadoso en entender cómo dichos modelos influyen en la forma de ver el mundo de las personas y la toma de acciones.
 
 Identifica posibles apalancamientos. 
Usa el entendimiento de la estructura, las interdependencias y la realimentación en un sistema para identificar posibles acciones de apalancamiento que produzcan los resultados deseados.
 
 Considera las consecuencias a corto y largo plazo de las acciones, antes de cambiar el sistema dinámico.
 
 Busca consecuencias inesperadas, usando estrategias comprobadas de anticipación. 
 
 Realiza aproximaciones sucesivas.
Examina y monitorea los resultados y cambia las acciones si es necesario.
 

Las "disciplinas individuales" de aprendizaje -pensamiento sistémico, dominio personal, modelos mentales- abarcan toda la gama de aptitudes conceptuales, interpersonales y creativas vitales para el liderazgo. Quienes sobresalgan en ellas serán los líderes naturales de las cooperativas inteligentes.

 
[1] La "estructura" es la configuración de interrelaciones entre los componentes claves del sistema. Puede incluir la jerarquía y el flujo de los procesos, pero también actitudes y percepciones, la calidad de los productos, los modos en que se toman las decisiones, y muchos factores más.
 
 
Fuentes:
Curso “Saber Coomeva” para Dirigentes.
Senge, P. (1990) La quinta disciplina.
Waters Foundation. Hábitos del pensador sistémico.
Encomendero, D. A. (2001) Gestión cooperativa para ser competitivos. Perú.
Lechuga, Ch. E. (2003). El perfil del directivo de alto rendimiento, normas básicas para alcanzar la cumbre directiva. Ediciones Fiscales ISEF, S.A.
Zabala, H. (2005) Planeación estratégica aplicada a cooperativas y demás formas asociativas y solidarias. Editorial Universidad Cooperativa de Colombia.
 
 
Volver

 

 

Comparte esta publicación