Mujeres cada vez más visibles en el cooperativismo mundial

Las cooperativas fueron quizá las primeras instituciones económicas que dieron paso a que las mujeres pudieran pertenecer a una organización con derecho a voz, voto y propiedad. 

Cuando las mujeres estaban excluidas de poseer propiedades, faltaban aún 50 años para reconocer el derecho al voto femenino y faltaban 70 años para que las mujeres británicas pudieran votar en elecciones, una cooperativa en Inglaterra, los famosos Pioneros de Rochdale, ya estaban incluyendo a las mujeres en su organización.

 
Tal vez por eso hoy las cooperativas son las empresas en las que más participan las mujeres. De los 1.217 millones de cooperativistas que hay en el mundo, más de la mitad son mujeres; también lo son tres de cada cinco personas que hay en una cooperativa.

Como presidente del Comité Mundial de Equidad de Género de la ACI y miembro del Consejo de Administración de este organismo, la doctora María Eugenia Pérez destaca que cada vez las mujeres tienen un mayor liderazgo en el movimiento cooperativo mundial, aunque aún queda mucho por recorrer en cuanto a ocupar cargos de decisión y poder.

Esta aseveración la hizo en su conferencia Liderazgo y empoderamiento femenino desde lo cooperativo, durante el Encuentro del Comité Regional de Equidad de Género de Cooperativas de las Américas, realizado el 16 de mayo en Pereira, Colombia.
 
Más participación
 
Aunque las mujeres han participado en el movimiento cooperativo desde sus inicios y apoyaron la creación de la Alianza Cooperativa Internacional ACI en 1895, aún hoy se reclama una mayor presencia femenina en las estructuras cooperativas internacionales. 
 

 A principios del siglo XX la participación de las mujeres se reducía al apoyo al movimiento cooperativo. A mediados de los 50 se fue incrementando la presencia en las estructuras internas de la ACI y actualmente la Alianza cuenta con un Comité Mundial de Género y con seis mujeres en el Consejo de Administración, la más alta participación femenina en su historia.

Se cree que por la naturaleza de las cooperativas estas deben lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, por lo general, estas organizaciones reflejan las mismas relaciones de poder que existen en la sociedad, aunque son más eficientes para cambiarlas, explica la doctora María Eugenia Pérez.
 

Las cooperativas tienen aún mucho potencial para empoderar a las mujeres. La doctora Pérez cita a la que fue la primera presidente de la ACI, Dame Pauline Green, al decir que “las mujeres dan poder a las cooperativas y las cooperativas dan poder a las mujeres”. 
 

Pese a los múltiples esfuerzos, se requiere más inclusión de la mujer en el nivel decisorio de las cooperativas, pues las estructuras administrativas y posiciones de liderazgo aún son dominadas por hombres, en especial en las cooperativas latinoamericanas donde las mujeres tienen mayor presencia en actividades administrativas y de educación.

Empoderar a las mujeres empodera no solo a la humanidad, sino que es la mejor vía para fortalecer el papel social y el impacto del cooperativismo en el desarrollo sostenible, dijo la doctora Pérez Zea. 

Concluyó recordando que desarrollar las potencialidades de las mujeres y fortalecer sus capacidades de liderazgo genera enormes beneficios para la excelencia cooperativa.
 
 
María Eugenia Pérez Zea es abogada de la Universidad de Medellín, especialista en Evaluación Socioeconómica de Proyectos y Derecho Administrativo, experta en Derecho Cooperativo y en Análisis de Equidad de Género. Es la directora de la Asociación Colombiana de Cooperativas, Ascoop, y secretaria de la Junta de Vigilancia de Coomeva.  Fue la primera Presidente del Consejo de Administración de Coomeva, cargo que ocupó por siete años.

Vea el video completo de la conferencia Liderazgo y empoderamiento femenino desde lo cooperativo en Radiocoomevatv.com:  

Ver video

 

Comparte esta publicación

Utilidades